Salmón, ladrillo, coral de Elvira Amor en García Galería.


garcía|galería se enorgullece de presentar la primera exposición individual de Elvira Amor (Madrid, 1982), una pintora interesada por las posibilidades de la abstracción: forma y color como base fundamental de su pintura pero también el lienzo entendido como parte intrínseca de la obra, en su superficie y su volumen.

Elvira amplía la dicotomía clásica de la pintura entre forma y color al añadir la materia, tanto en forma del pigmento y de su aplicación como en la fisicidad del lienzo, que deja de ser una superficie anecdótica para convertirse en elemento fundamental. Así, los ángulos rectos del mismo formarán parte de la composición con el mismo nivel de importancia que su relación con las líneas curvas de la pintura. El lienzo pierde su carácter de ventana en la que mirar para convertirse en objeto activo y significante en sí mismo. En ocasiones pierde las formas tradicionales y se hace curvo o abombado o con relieve, desafiando su relación con la escultura.

Su trabajo se entiende de una manera más rica cuando se accede a un grupo de obras extenso, a un conjunto en el que ciertas formas se reiteran, produciendo variaciones y codas, casi como en un desarrollo musical. Elvira trabaja los distintos lienzos como un continuo en el que las ideas se repiten de uno a otro convirtiéndose en temas que varían y se alteran para poder investigar hasta el fondo todas las posibilidades que contienen. En el mismo sentido, la exposición de estas obras, su relación en y con el espacio expositivo, deviene un elemento más de la lectura en el que el ritmo que se establece entre las piezas, el nexo entre ellas, el vacío,… forman parte de la propuesta de la artista tanto como el interior de la superficie pintada del lienzo.

En sus cuadros Elvira Amor investiga sobre la comunicación buscando un lenguaje pre-verbal que en ocasiones se relaciona eminentemente con los discursos clásicos de la tradición de la pintura abstracta pero que también incorpora detalles, formas o elementos extraídos de tradiciones visuales no occidentales. Es una pintura más vinculada a los sentidos y a lo sensorial que intenta despojar a sus elementos de una significación y lectura unívoca y clasificable para ampliarse a una experiencia de lo abierto y lo intangible.

Hasta el próximo 12 de mayo.

Más info: aquí.