LOS ISLANDESES LO HACEN TODO BONITO. Capítulo 10


  Quizá sea una afirmación bastante arriesgada. Bien, no sé si todo, todo, lo hacen bonito, pero en música podría decir que son unos genios. Innovadores, sentimentales, melódicos, críticos, apasionados, creativos. Ejemplos para decir lo que digo tengo unos pocos. Os los mostraré a continuación.


SIGUR RÓS: Banda formada en Reykjavik en el 1994.Se les ha clasificado dentro del post-rock. Su líder Jónsi, ahora en solitario, se caracteriza por su voz en falsete. Añaden instrumentos de todo tipo, no sólo guitarras, bajo, batería, sino que podría decirse que llegan a convertirse en orquesta con piano, viento, cuerda. Melodías que transportan, etéreas, bellas. No es de extrañar, por ello, que junto con Radiohead compusieran canciones para una pieza de danza de Merce Cunningham, llamada Split Side.
   El reconocimiento internacional les llegó en el 1999 con el disco “Ágaetis Byrjun”. Cuanto menos es curioso el uso en él del Volenska: consiste en sílabas sin sentido. El grupo lo describe como “una jerigonza que se ajusta a la música”. El oyente interpreta el significado de las canciones y las puede escribir en el libreto que trae el álbum. Pero, normalmente, el idioma que usan será su lengua natal, el islandés.
                                                                   Sigur Rós “Hoppípolla”




AMIINA: Son cuatro músicas de Reykjavik, que en un principio formaban un cuarteto de cuerda. Están asociadas a Sigur Rós con los que participan normalmente. Su estilo, muy personal, mezcla instrumentos clásicos como la viola con bases electrónicas y metalófonos. Suelen usar una gran cantidad de instrumentos en sus conciertos e incluso, las componentes, van cambiando de uno a otro según la canción. Tienen un sello discográfico propio y su primer albúm “Kurr” fue lanzado en 2007.
                                                        Amiina “What are we waiting for?”




MÚM: Banda formada en 1997 que se carecteriza por voces femeninas normalmente, que acarician la música de forma suave. Usan instrumentos clásicos y otros no convencionales, creando una estilo novedoso,  donde priman los efectos electrónicos combinados con los instrumentos clásicos. Su música es envolvente, de ensueño, llena de dulzura y una pizca de melancolía y fantasía. Según un el periódico islandés, ya desaparecido, Fokus, “las letras de Múm son como dos elefantes moviendo sus trompas”.
  La discográfica Morr Music describe su último álbum, “Sing along to songs you don’t know” (2009) como “tranquilo y triste pero que busca la luz en todo momento”

Múm “we have a map of the piano”





BJÖRK: ¿qué puedo decir de ella?. Mítica, fascinante, voz que atraviesa, compositora, cantante, actriz, niña prodigio, productora incansable de arte desde su juventud. La admiro sí. En mi opinión es una de las grandes en todos los sentidos, pues pocas veces se dan en una misma persona tal cantidad de virtudes artísticas y sensibilidad. Crea además, un estilo único, inigualable, haciendo remezcla de todos los tipos de música que llegan a sus oídos. Influencias que van de la música clásica al punk, del flolk a la música electrónica o el jazz.
  Con 15 años ya estaba graduada en piano. En el 77 con tan sólo 12 años, grabó su primer disco con su padrastro como guitarra, en el que hacía versiones de los Beatles o Stevie Wonder. Con 14, creó una banda punk donde todas sus componentes eran mujeres y, claro está, de ideología feminista. Serán precedente de las “riot grrr”.
  En el 1986 da a luz a su hija Sindri y saca su primer disco con los “Sugarcubes”, banda que la dará a conocer a nivel internacional.
                                                                 Sugarcubes “Birthday”
  En 1990 grabó Gling-gló, un disco de versiones clásicas de jazz y formó parte de una banda de bebop.
  A partir del 93 inicia su carrea en solitario con el disco “Debut”, nombre elegido por ser su primer disco como solista. Se decantará en sus canciones de más éxito como “Violently happy”, por la música de baile con base electrónica. Cosechó un gran éxito, llegando a ser disco de platino en EE. UU.
                                                                  Björk “Violently happy”
  Tras él, Björk ha publicado 10 discos más, todos de gran éxito y polémica, pues con ella no hay términos medios: o se la quiere, o se la odia.
  Cabe destacar la banda sonora para la genial película de Lars Von Trier “Dancer In The Dark” (2000), donde también trabajará como protagonista. Su interpretación es magistral en este triste y crítico musical. Debo decir que no por haberla visto muchísimas veces, dejo de hincharme de llorar cada vez que lo hago. Fue nominada a mejor canción en los Oscar y recibió el galardón a mejor actriz en el Festival de Cine de Cannes.
                                                       Dancer in the dark “I’ve seen it all”
  En 2011 vio la luz su último albúm “Biophilia”:
“¿Dónde se unen la música, la naturaleza y la tecnología?. Björk presenta Biophilia, una extraordinaria respuesta a esta pregunta fascinante y su obra más ambiciosa y emocionante hasta la fecha. Un proyecto multimedia que abarca música, aplicaciones, internet, instalaciones y espectáculos en vivo. Biophilia celebra cómo funciona el sonido en la naturaleza, la exploración de la extensión infinita del universo, desde los sistemas planetarios a las estructuras atómicas.” Nota de prensa del álbum.
                                                                       Björk “Moon”
  Björk ha escrito letra, música y ha puesto voz a muchas de las canciones más maravillosas de la historia de la música actual. Sus letras, llenas de humanidad, sentimientos, naturaleza (no sólo la de todos, si no, por supuesto, la femenina) me fascinan. Su música te lleva a mundos llenos de imaginación. Su voz se agarra por dentro y, en ocasiones puede no dejarte respirar de tanta emoción. Esa es Björk para mí. Os dejo como última canción su colaboración con Raimundo Amador (guitarrista de Pata Negra, con una gran carrera también en solitario). “So Broken” (se me eriza la piel):
                                                  Björk y Raimundo Amador “So Broken”