(MI, TU, SU) BREVE HISTORIA. Capítulo 13


“Pequeños fragmentos de vidas de personas anónimas, gente que espera, que busca finales, que sueña, que tiene esperanzas y ausencias. Imágenes cotidianas cargadas de sentimiento”.
Así definen los creadores de estos cortos su propio trabajo. Inés y Pablo, licenciados en comunicación audiovisual que han conseguido dar vida al proyecto gracias al “crowdfunding” y con licencia “Creative Commons”, lo que demuestra que entre todos es posible hacer cosas de calidad y compartirlas. La cultura, la creación, la imaginación y su disfrute, pueden tener lugar fuera del reducido espacio que, institucionalmente, nos han dejado.
Yo tenía una idea para mi siguiente post, pero hace unos días y casi por casualidad, me di de frente con “La Breve Historia”. Llamada por las preciosas fotografías, entré, miré la primera historia que me atrajo, “Mentiras”, y me enamoré inmediatamente.
“La Breve Historia” son 7 microcortos: “Cada punto un pensamiento”, “Treinta y ocho”, “Peceras”, “Mentiras”, “La Montaña en el Mar”, “El Azul perfecto” y “Epílogo”. Todos ellos relacionados entre sí estética y argumentalmente. Cada historia nos narra la reflexión personal de cada uno de sus protagonistas. Una mirada hacia dentro, hacia el YO esencial del SER, lo que convierte estos diálogos con uno mismo en universales, por tocar sentimientos y sensaciones propias de la condición humana. La sencillez, la cotidianidad de las palabras hace que nos metamos de lleno en ese YO ajeno, que acaba siendo el nuestro propio. Empatía instantánea.
Las imágenes y la música están muy cuidadas. Hacen un todo perfecto. Una estética audaz, moderna, sin ser estridente. Un color, una luz, una música casi intuida. La calma aparente llena de angustia melancólica. Un caos sereno. No podría hacerse de otra manera. El resultado es perfecto. La simplicidad del todo, la elegancia en la presentación cautiva, engancha. Quizá soy una sentimental. Bueno, no quizá, lo soy, pero estas historias consiguieron agarrarse a mi corazón y estrujarlo.
Cada una de ellas parece contar algo de mí, de ti, de nosotros. Puedes hacerlas todas tuyas. Las adoptas desde el primer minuto. Seguramente soy una buscadora incansable del amor, puede ser que viva imaginando lo posible, a lo mejor “Te espero. Hace mucho que te espero” y quizá “Esté sola. Con estas soledades que llegan a 38 cm a tu alrededor”. A lo mejor siento que cada cosa me habla, a mí personalmente. No lo sé. Por ello las comparto con vosotros. Quizá os toquen tan de lleno como lo han hecho conmigo. Ojalá lo hagan, estaría encantada de compartir con vosotros lo que yo he sentido.

Soy una gran defensora de la sencillez, de las cosas libres de artificios exagerados. Creo que la simplicidad es capaz de dar la belleza más pura y genuína. “La Breve historia” es muestra perfecta de ésto que digo. Porque lo sencillo es inmensamente difícil de entender en ocasiones, lo más básico a veces se nos escapa. Pero no a Inés y Pablo. Ellos lo han expresado a la perfección. Su proyecto ya es mío también, porque sentimentalmente he entrado a formar parte. Soy protagonista de cada uno de los cortos. De esos momentos concretos que después completo en mi mente con pasajes de mi propia vida. Con fotogramas de mi propia historia.
Resaltaré ahora, tres de ellos. Los que primero me atraparon:
Ver el corto “Mentiras”

“(…) Y que el amor debería ser más simple, como esos cepillos de dientes de cuando éramos niños que cambiaban de color cuando los dientes ya estaban limpios”. 
Sí, el amor debería ser más simple, debería ser más posible. Debería poder tenerte, ahora, en este mismo momento.
Ver corto “El Azul Perfecto”

“Se despidió lo mas rápido que pudo del color azul, por miedo a que las lágrimas fuesen de ese color, y emprendió el viaje en busca de otros colores a los que amar”.

Una persona que me desordena el corazón siempre me dice: “Las canciones que escuchas son azules. Todas azules”. Sí, las canciones que más me emocionan son azules. Lo busco. Busco el azul y también el rojo. Soy, como la protagonista, una buscadora de colores a los que amar.
Ver el corto “Epílogo”
“Me gusta ir a algún sitio donde pueda observar a la gente. Buscar un punto cualquiera y fijarme en las personas que están en él. Es curioso, mire donde mire, siempre está ella. (…) No importa cuantas canciones escuche. Canciones que hablan de grandes amores. Amores que duran para siempre y van contigo allá donde vas. Ella sólo espera”
Yo sólo espero que allá donde mires esté siempre yo. Con mis 38 centímetros alrededor. 
Disfrutad de este estupendo proyecto. Pronto habrá más breves historias. Ya están grabando. Espero ansiosa. Las emociones me hacen sentir viva.
                                                                                                              
                                                                                                                  Muchas gracias a Inés y Pablo               
                                                                                                                              @labrevehistoria