NUESTRA BREVE, LARGA HISTORIA. Capítulo 43


En marzo de 2012, os presenté en el blog un proyecto del que me había enamorado. Como ya imaginaréis, hablo de la serie de microcortos La Breve Historia. Os dejo el enlace del artículo (es uno de mis favoritos del blog) para que refresquéis la memoria o para que lo leáis por primera vez.
En este tiempo La Breve Historia ha crecido, y como no podía ser de otra forma, este crecimiento no ha sido sólo en número sino también en perspectiva, repercusión y difusión. 
En junio de 2012 se presentaba La Nada, historia protagonizada por Miguel Diosdado que nos narra cómo a través del sueño conseguimos eludir la soledad y recrear la vida que queremos. La vida con ELLA: “A veces algo cambia en la realidad y el sueño tiene la necesidad de darle un sentido al cambio“.


El pasado 6 de junio, se presentó La Guerra Fría en Madrid, el último corto. El número 9. Inés y Pablo, los directores y creadores de estas historias, me invitaron y estuve encantada de asistir y conocerlos. Desde que me puse en contacto con ellos para escribir aquel primer artículo, nos seguimos de cerca. No quiero que se me escape nada. Hay que dejar espacio a lo bello que entra por casualidad en nuestro día a día.

Hay una guerra entre la gente que está sola y la que no, pero todos hemos estado en los dos bandos“. Esta frase sirve de introducción, de aperitivo, para La Guerra Fría. Nadia de Santiago, Vicente Navarro y Nico Romero son los actores encargados de mostrarnos dos formas diferentes de afrontar una relación fallida: el que opta por la soledad y el que necesita recomenzar rápidamente, repitiendo momentos e instantes. Para este último corto pidieron fotos a sus seguidores en redes sociales, que se incluirían en la historia. Creo que fui de las primeras en aportar la mía. Como digo, pequeñas cosas bellas que nos sacan una sonrisa un día que no lo esperabas.

¿Y qué mejor para conocer el proyecto y su evolución que a través de las palabras de Inés y Pablo? Les he hecho una breve entrevista que podéis leer a continuación:

¿Cómo os conocisteis y decidisteis comenzar esta
colaboración?
Nos conocimos cuando empezamos a estudiar Comunicación
Audiovisual en Madrid en el 2007, desde poco después tuvimos las ganas de hacer
algo juntos, de contar nuestras historias, que estaban muy en sintonía. El
proyecto comenzó en el 2010, y después decidimos utilizarlo como Proyecto Final
de Carrera. Entonces sólo iban a ser cinco breves historias y ahora vamos a por
la décima.
¿Teníais la idea desde antes de conoceros o surgió
conjuntamente?
Conjuntamente. Desde que nos conocimos vimos que teníamos
ideas muy parecidas. Una vez que nos lanzamos al proyecto, utilizamos textos
que ya teníamos escritos y también escribimos unos nuevos. Los diferentes
guiones casaban muy bien entre ellos y así nació La breve historia.

– ¿Qué dificultades encontrasteis a la hora de poner el
proyecto en marcha? ¿Os decidisteis por la financiación colectiva por tener
mayor libertad de maniobra?
Sobre todo notamos la falta de conocimientos técnicos. Todo
era un poco ensayo y error. Mucha, mucha intuición. En cuanto a la financiación
colectiva, fue la única solución que vimos en ese momento. Probamos suerte y
funcionó. Desde luego, sin el crowdfunding no podríamos haber hecho todo lo que
hicimos y cómo lo hicimos.
– ¿Cómo os distribuís el trabajo? ¿Delegáis o tomáis todas
las decisiones en común?
Siempre escribimos por separado cada uno su idea. Después
discutimos el guión los dos y nos lanzamos a prepararlo. La dirección es
compartida 100% aunque podemos delegar el uno en el otro en las cuestiones que
mejor se nos dan. A medida que La breve historia crece hemos pasado a ser un
equipo de dos a un equipo mucho mayor. Ahora contamos con más gente que participa
en que el corto salga adelante.

Y el resto de colaboradores, ¿cómo conseguisteis el
equipo?
Son todos amigos y compañeros que les gusta el proyecto y
que les apetece trabajar en él. Nosotros encantados de poder tenerles cerca y
que se involucren tanto.
En todos los cortos de La Breve Historia hay una sensación
de desasosiego, de búsqueda y de inconformismo ¿Reflejan vuestra actitud
personal ante la vida? ¿Creéis que son sentimientos típicos del momento que
vivimos?
La breve historia tiene mucho de nosotros, volcamos mucho
desde dentro en cada cortometraje. Es cierto que la época en la que nos ha
tocado vivir ha influido mucho en la forma en que vivimos, a veces todo parece
inseguro y fugaz. Estamos más conectados que nunca pero a la vez más aislados
que nunca. Y todo esto puede verse en nuestras historias.
¿Cuál pensáis que es la clave para conectar de forma tan
directa con el público, para emocionar como lo hacéis?
Nosotros tratamos sentimientos universales, que todos hemos
conocido alguna vez. Contamos una historia común que todo el mundo puede
continuar con su propia y única historia.

¿Qué referencias artísticas y musicales tenéis en mente en
vuestro proyecto? ¿Qué obras os inspiran?
Nos emociona desde estética de Julio Medem hasta la de
series como Skins; el aislamiento de cualquier personaje de Wong Kar Wai; el
juego imaginación/sueño/realidad de películas como La ciencia del sueño y Olvídate de mi de Michel Gondry o de Beginners de Mike Mills, etc.
En vuestras dos últimas historias La Nada y La Guerra
Fría
siento que hay un cambio que las une, el deseo de no estar solo, el echar
de menos esa relación que necesitas. ¿Existe esta relación directa entre ambas?
Los temas de La breve historia van evolucionando, al igual
que nosotros vamos creciendo poquito a poco o lo que sentimos va cambiando. Es
cierto que tanto La nada como La guerra fría abordan diferentes formas de
hacer frente a la soledad. En el caso del personaje de Miguel Diosdado en La
nada
, su respuesta era la negación, la angustia, la desesperación. En cuanto a
los personajes de Nadia de Santiago o Vicente Navarro en La guerra fría,
estos no niegan su situación, pero la abordan de formas totalmente opuestas.
– En La Nada el protagonista intenta apresar sus recuerdos
(soñados) escribiéndolos en la sábana. ¿Es un guiño a la película del año 2000 de Christopher Nolan, Memento?
Ninguno de los dos hemos visto Memento. La idea de
escribir los sueños en la colcha nació hace algunos años. Teníamos un amigo que
escribía en su blog lo que había soñado la noche anterior. Le comentamos que a
nosotros nos sería imposible hacer eso, porque sólo nos acordamos de lo que
soñamos justo cuando despertamos, que a lo largo de día lo vamos olvidando.
Dijimos que la única solución sería tener un boli en la mesita y escribir de
qué iba el sueño en la propia colcha al abrir los ojos.
– ¿Ha influido en el éxito de La Guerra Fría contar con una
actriz tan conocida como Nadia de Santiago? 
Una cara conocida siempre ayuda a
que la gente se anime a ver un corto. Además Nadia se ha involucrado muchísimo
en el corto y en el proyecto, y eso siempre se nota en el resultado. Es un lujo
poder contar con ella.

¿Seguirán las breves historias? ¿Tenéis ya la próxima en
mente?
Seguirán, eso sí. No te podemos dar una fecha concreta pero
hay una breve historia lista para grabar y un par más de ellas en la recámara.
Mientras haya historias que contar…
…Y nosotros seguiremos pendientes para vivirlas, porque ellos saben hacer bello lo cotidiano, reflejarlo con sutileza, acercarlo con caricias. Las Breves Historias son un reflejo de inquietudes comunes, de sentimientos guardados, miradas personales despojadas del yo que cosifica, convirtiéndolas en un yo contemporáneo. Un yo que es tú y es nosotros. Uno que somos todos.
                                                                                                                        Gracias a Inés y Pablo
                                                                                                                            @labrevehistoria