VUESTRO ARTE. LAS REDES DE TODOS. Capítulo 47


Como ya sabréis todos, el pasado 27 y 28 de septiembre tuvo lugar el encuentro “Arte y Redes: Agentes y Contenidos” en Etopía, un nuevo centro para el arte y la tecnología en Zaragoza.
Cuando recibí la invitación para participar como ponente, estuve a puntito de borrarla pensando que era alguna nueva newslettter en la que me habían incluido. Por suerte no lo hice. Abrí el correo y, ¡sorpresa!, me estaban invitando, a mí, como ponente. ¿Yo?
Esto me obligó a plantearme muchas preguntas. La primera y más importante: ¿soy un agente que difunde y promueve el arte en las redes? Pues parece ser que sí. A ver: ¿investigo sobre arte contemporáneo y lo comparto? Sí. ¿Escribo y reflexiono sobre arte, museos y redes sociales? Sí. ¿Me he incluido en una comunidad con mis mismos intereses, aprendo y crezco con ellos? Sí. No os creáis que es fácil darse cuenta de que eres una voz a la que algunos gusta oír, por hacer, decir y pensar sobre arte y museos con ganas, por pasión y conseguir reconocimientos que nunca hubieras pensado. Es como poco, para saborearlo y disfrutar.

El segundo paso, la siguiente pregunta fue: ¿y qué les cuento? ¿Y qué iba a contar si no es mi propia experiencia? No creo que mi experiencia sea un modelo de nada, ni que mis consejos sean más válidos que los de cualquiera, pero llegados a este punto, en mi cabeza tengo unas pocas ideas claras: ¿qué he hecho para llegar hasta aquí? Quizá algunas de ellas os sirvan a vosotros. Sería estupendo.
Pues el día 26 me fui de viaje a Zaragoza, es decir, me crucé la península. Iba tan asustada como emocionada. Asustada porque, aun habiendo ya participado alguna vez en una mesa redonda, nunca había sido “tan en serio”. Emocionada por muchas cosas: encontrarme con colegas que son AMIGOS (lo pongo en mayúsculas porque son amigos mayúsculos); conocer a otros nuevos con los que, seguro, compartiré, disfrutaré, aprenderé y discutiré; desvirtualizar a artistas y profesionales que admiras y conoces por sus obras, libros, aportaciones. La cosa prometía y no hizo más que mejorar.
El día 27 comenzó la jornada. Apenas tuiteé pues reconozco que prefiero no perder detalle de lo que se dice y estar pendiente de las redes me hace despistarme. Disculpadme. 
Primero habló Soledad Gómez, compañera y paisana, que nos dio una visión general de los grandes cambios tecnológicos que han influído de forma decisiva en el mundo del arte. Siguió Remedios Zafra, conferencia en la que no pude ni parpadear por la gran cantidad de información aportada y lo interesante del tema: la identidad en la red y cómo los artistas la han usado en obras por y para internet. Más tarde, Domenico di Siena (Think-Commons) y Carmen Morales Martínez (Tucamon) compartieron sus experiencias como creadores y difusores de contenidos desde dos perspectivas muy diferentes: institucional y no institucional.
La tarde comenzó fuerte. Fue Juan Martín Prada quien dio inicio con “poéticas (visuales) de la conectividad”. Intervención que veré muchas veces para sacarle todo el jugo, todo el conocimiento y descubrimiento que contenía. Para finalizar, mesa redonda de artistas: Cristina Riera como moderadora acompañada de María Sánchez, Abel Azcona, Antonio R. Montesinos y el representante de Intimidad Romero. Nos dejó boquiabiertos no solo por lo mucho que tenían que contar todos los que la formaban, experiencias que se enriquecen con la red, arte que llega mucho más lejos gracias a ellas. Además por la (re) presentación del (re) presentante de Intimidad que, en mi opinión, nos deleitó con una performance de unos 40 minutos dejando a sus compañeros sin apenas tiempo (ejem…). Por suerte, a Cristina se le ocurrió seguir la mesa días después en twitter.
Fue un día intenso, de esos a los que quieres volver una y otra vez.
Y llegó el sábado. La primera conferencia corrió a cargo de Javier Díaz-Guardiola que nos contó los nuevos retos a los que se enfrenta el periodismo cultural en la red. 

Justo después de la visión del periodista, nos tocó el turno a las bloggers. El no periodismo que muchos creen que sí lo es.

Nuestra mesa fue moderada por Kamen. Él ya sabe que le aprecio y admiro, y tras ella, solo puedo hacerlo más. A mi lado, mis colegas, amigas, compañeras Nuria García (Veo Arte en todas pArtes), Pilar DM (El Dado del Arte) y Nati Guil (Musas 20) abriéndonos, como yo hice, su proyecto, sus blogs, como canales de enriquecimiento, diálogo, reflexión entorno al arte, a la sociedad, a los museos. Salieron a la luz problemáticas como la discriminación de género, las colaboraciones, la crítica a las instituciones, etc, que son los puntos candentes de esto que hacemos “por amor al arte”.

Acabó y poco a poco nos fuimos yendo, todos, con una sonrisa y habiéndolo pasado increíble, no me queda duda. Rut lo cuenta muy bien en su blog y Mónica lo recogió todo en un storify.

Agradecer mil veces a Araceli Corbo, Carlota Santabárbara, al equipo de Etopía y al del Musac, por la oportunidad que me dieron, su compañía y su cariño.
Espero volver a veros muy pronto. Es un gusto tener a gente que me aporta tanto tan cerca, aunque para ello necesitemos de una pantalla.